Estalla polémica: se promueve boicot contra Buhos Pizza

Primero que nada, me gustaría aclarar que no soy periodista ni columnista, tan sólo solo soy un humilde colaborador de este espacio que invierte algo de su tiempo libre en publicitar algunas novedades del ambiente metalero nacional e internacional, y que también comparte lo poco que sabe, conocimiento acumulado a lo largo de los años que ha escuchado la música que tanto nos apasiona, no omitiendo decir, que éso no me hace ni experto en el metal ni mucho menos poseedor de la verdad absoluta.  Sentado este precedente, creo que podemos pasamos a tocar un tema un tanto espinoso.

Y es que el día de ayer, por boca de un amigo, me enteré de algo que, la verdad, llena de tristeza si nos ponemos a pensar en que los salvadoreños estamos, ya de por sí, muy divididos en muchos ámbitos de la sociedad, y con cada día que pasa, pareciera que aún no hemos visto lo peor.

Al parecer, en un incidente aún no aclarado del todo por la asociación/movimiento, la administración de Buhos Pizza exteriorizó una cierta especie de inconformidad ante la iniciativa, por parte de aquellos, de llevar a cabo un evento de naturaleza de estudios de género (éso es lo que yo he entendido) en las instalaciones del bar/pizzería, lo cual implicaría la presencia de personas que se identifican con la orientación LGBT, y en respuesta a la negativa, la entidad ha declarado una guerra por la redes sociales, llevando como estandarte el afiche que encabeza esta nota.

Si hay algo que nos queda claro a todos, es que en una ciudad cada vez más cambiante como lo es San Salvador, surgen por aquí y allá, cada vez más antros y lugares de encuentro con los más variados tópicos y venias, variedad de la cual podemos escoger las que nos agradan, e ignorar o no visitar las que consideramos que son adversas a nuestros valores o gustos, partiendo de la premisa de que uno no es monedita de oro para caerle bien a todo mundo. Esto es algo lógico cuando el espacio es temático, tal como lo es Buhos.

Buhos Pizza nació como un espacio para la difusión del metal en El Salvador, y esta tradición es algo que se sigue conservando al paso de los años, sólo que ahora han ampliado sus horizontes a otros géneros.  Si estas personas en cuestión comprendieran tal vez, un poco más, acerca de la cantidad de tiempo que lleva sacar adelante un establecimiento para darle un espaldarazo a la cultura del metal, se daría cuenta que fueron ellos los intolerantes al crear este afiche, errado desde el momento que promueve un boicot. Buhos Pizza tiene muy bien delimitado su mercado, y por ello carece de lógica que se haga una mala publicidad de un producto que probablemente ni ellos consumen.

En una época en la que a la juventud se le está enseñando que cualquier cosa es ofensiva, contraproducente y que trastoca sus derechos civiles y humanos, fomentada por aquella malsana costumbre cuzcatleca de que todo lo sabemos y que no se nos puede hacer ni siquiera señalamientos o correcciones constructivas, se está creando una legión de personas que creerán que cualquier excentricidad que aflore en su mente, debe ser considerado una genialidad. Es la falta de entendimiento de la convivencia básica y no la homofobia, como ellos dicen, o como ellos la llaman, la que crea violencia e intolerancia.

Vale aclarar que estos movimientos, muy bien organizados, ya tienen sus propios lugares de esparcimiento y de la difusión de su dialéctica, no había necesidad de un mal entendido de esta naturaleza.

Será el tiempo quien dé la razón al poseedor de la verdad en este desaguisado que pudo haber sido evitado si sabemos cuál es nuestro rol y alcance físico en esta sociedad.