Inició Pumkins United la tan esperada reunión de Helloween

Una entrevista que fue hecha por Buenos Aires en foco al guitarrista Sascha Gerstner acerca de la más importante gira de la banda.

“Creo que la idea de la reunión empezó alrededor de 2013 o 2014. Kai, Michael Kiske y Michael Weikath comenzaron a hablar y a dejar de lado todas sus diferencias y la negatividad que había. Para nosotros era sumamente interesante si se llegaba a dar. Después fue el management el que ajustó todo y puso las cosas en orden, y acá estamos hoy; calabazas unidas”, cuenta Gerstner. Lo cierto es que no hay ruptura feliz, menos en el mundo de la música y las diferencias que habían quedado entre los músicos no es detalle menor. Esa “negatividad” que el guitarrista menciona con tanta sutileza fueron más de 20 años sin que Kiske y Weikath se dijeran una palabra, en cambio, lanzando declaraciones mediáticas que solo agravaban la situación. “La gente quiere que hagamos conciertos de reunión, con el line-up actual de Helloween junto a Kai Hansen y Michael Kiske. Eso le interesa mucho a nuestro manager y a muchos fans. Pero la condición para que eso se lleve a cabo es que Michael Kiske esté de acuerdo en ello. Y para llegar a ese punto, él y yo tendremos que sentarnos a hablar tarde o temprano”, comentaba Weikath en 2013 a The Metal Circus. Sobre esto, Gerstner asegura hoy: “Está todo bien, todo lo malo lo dejaron atrás. No hay remordimientos. Sinceramente, no se puede hacer esto si no somos un equipo. Estamos contentos, con ganas de hacer un gran tour y disfrutamos mucho los ensayos”.
Con respecto a trabajar con Kai Hansen dijo:
“También me da la oportunidad de aprender nuevas cosas. Será un placer compartir el escenario con dos leyendas y además vamos a tener tres solos de guitarra ¡Eso va a estar buenísimo!”
Por último al respecto de la gira dijo:
Aquellos que se hayan frotado los ojos tras leer en el sitio oficial de la gira, la cual promete actuaciones espectaculares a puro bombos y platillos, se habrán detenido en la parte de “shows de casi tres horas”; algo que no es para nada común en estos días y mucho menos en una banda de tal categoría. Al fin y al cabo, no son tres horas de Pink Floyd, sino de Helloween; lo que incluye intrincadas melodías y punteos a mil por hora, y un incesante doble bombo de un solo hombre. “Vamos a estar ensayando durante todo el verano. Parando de vez en cuando pero durante 16 semanas en total; dos meses más de lo que ensayaríamos normalmente. La parte más estresante la tiene Dani porque lleva el ritmo con la batería en cada canción pero es un trabajo duro para todos nosotros. Queremos darle un gran show a nuestros fans. También, tratamos de darle lo mejor a los más jóvenes y a los que nos siguen desde hace mucho. Eso significa que vamos a tocar clásicos y temas muy viejos pero también algunas cosas de los últimos discos. Ponemos mucho esfuerzo en la lista de temas y queremos que todos la disfruten”