El renacer de la escena nacional: un acercamiento.

La escena metalera salvadoreña, golpeada por obstáculos y trabas impuestas por la sociedad ha encontrado una rendija por la cual inmiscuirse y darse a conocer. Los bares metaleros están brindando su cooperación para dar, cada vez más, su visto bueno y su proyección para llegar cada vez más, a todos los jóvenes y metaleros novatos.

Aún cuando los géneros musicales adversos al metal parecieran tener más y más auge, la esencia del espíritu del metal adquiere una gran cantidad de adeptos justamente en la generación de la cual habíamos perdido esperanzas. Quienes tuvimos la responsabilidad de promover el metal en el Auditorium de Fenastras tenemos que pasarle la antorcha  a esta nueva oleada de jóvenes, que para bien o mal, multiplicarán nuestros aciertos o errores en lo que a apreciación y entendimiento del metal se refiere.

Dorada fue aquella escena en la que presenciábamos recitales en el Restaurante Malibú, en Sansívar o similares antros. Personas visionarias han visto cómo el linaje está pasando, de generación en generación, y ahora quieren que sean otros los que continúen la gran tradición.

En otras culturas, la continuación de una tradición es algo sagrado.

 

San Salvador.- 03022008.- Cientos de locos metaleros y seguidores de musica basura en este paÀs se reuniron para escuchar a varios grupos de rock en la arena Santa Anita de San Jacinto.
Foto edh por Mauricio CÀceres Loquera

 

Bar Medieval, Bar Hades, SinsoLoft, Buhos, El Garrobo Carnavalero – si no me equivoco- son algunos de los espacios que se ha abierto para la difusión de la cultura del metal.

Muchos más espacios se abrirán para que, desde los modestos a los no tan humildes metaleros puedan promover su arte en los numerosos espacios que se han abierto.

Advóquense al llamado del metal y verán cómo el metal les será fiel.